09:19 h. Sábado, 19 de Agosto de 2017

Crónica capuchina

 "Unos amigos vinieron y me dijeron que lo probase, que era como un cigarrillo normal"

El 41% de Europa está formada por personas drogodependientes, de ese 41% el 23% se encuentra en España. El consumo de cannabis y cocaína ha subido un 50% en personas entre 15-64 años en la última década. Guillermo tiene 18 años, empezó a drogarse a los 15.

capuchinos1.opennemas.com  |  13 de Abril de 2016 (14:46 h.)
Más acciones:

 

CC: ¿ Cómo era tu vida antes de las drogas?

G: Mi vida nunca ha sido perfecta, siempre fui un gamberro en clase y me expulsaban a menudo, y eso era cuando decidía aparecer. Repetí curso un par de veces y mi familia termino por rendirse.

CC: ¿Cómo empezaste?

G: Todo fue cuando comencé a salir y a conocer a gente, una cosa lleva a la otra y terminas quedando con personas con las que no debes, sin hora para llegar a casa y con el sentimiento de que no le importas a nadie. Luego descubres el alcohol y las drogas y empiezas a beber y a consumir día sí y día también.

CC:¿Quién o qué te llevó a las drogas?

G: Fue una mezcla entre la adolescencia, las malas compañías y la falta de cariño en mi familia.

CC: ¿Cómo llegaron a afectar a tu vida?

G: Empecé a distanciarme más todavía de mi familia y mis estudios y también a odiarme a mi mismo.

CC: ¿Es fácil el acceso?

G: Sí, hoy en día cualquiera puede conseguir de todo.

CC: ¿Cúando fue tu primera vez?

G: A los 15 años.

CC: ¿Cómo fue?

G: Unos amigos vinieron y me dijeron que lo probase, que era como un cigarrillo normal. Al principio no me gustó, pero termine necesitándolo. Eso fue con el cannabis, con la cocaína fue casi adictivo desde el primer momento.

CC: ¿Qué solías consumir?

G: Todo lo que pudiese,pero normalmente marihuana y cuando tenía el dinero suficiente cocaína.

CC: ¿Pensabas que estabas haciéndolo mal en el momento?

G: Realmente me daba igual, pensaba que era demasiado tarde para dejarlo pero que al mismo tiempo no se me iría de las manos y no terminaría siendo un adicto.

CC: ¿Cómo te diste cuenta de que necesitabas ayuda?

G: Veía que todos los días eran igual y que la gente alrededor mía no tenía intención de cambiar, también me puse a pensar en el futuro y en que podría llegar a ser si no hubiera empezado con todo esto.

CC: ¿Qué es lo máximo que has llegado a hacer por una dosis?

G: Mentir, manipular y hasta he llegado a atracar a una persona solo para conseguir el dinero suficiente para una dosis, todavía me arrepiento de haberlo hecho.

CC: ¿Tuviste apoyo de alguien o decidiste pedir ayuda por ti solo?

G: Algunos de mis amigos, que también eran adictos pero llevaban mucho más tiempo que yo consumiendo, me dijeron que todavía estaba a tiempo y que no hiciera como ellos, pero el que se movió y tomó la decisión fui yo.

CC: ¿A qué o quién recurriste?

G: Lo hablé con mi familia y con los pocos amigos que me quedaban que no fueran adictos y conseguí volver a unirme más a ellos.

CC: ¿Cómo fue el proceso?

G: Fue muy lento y duradero pero al final mereció la pena. Al principio no sabía qué hacer, pero con la ayuda de mi familia y mis amigos empecé poco a poco a dejarlo, deshaciéndome de malas compañías y centrando mi atención en mis estudios. Me costó volver a ganarme la confianza de mis padres, cuando les pedía dinero no me lo daban porque pensaban que era para gastármelo en drogas, pero con el tiempo se dieron cuenta de que podían confiar en mí.

Tuve suerte al no tener tanta adicción como otras personas y al estar rodeado de gente que me quisiese, si hubiese dejado el problema más tiempo no creo que pudiera haber llegado a dejarlo nunca.

CC: ¿Podrías decir que estas totalmente recuperado?

G: Sí, ahora he conseguido un trabajo, el amor de mi familia y mis amigos y, básicamente, soy una persona nueva, no sé qué sería de mi ahora si no hubiese recapacitado.