07:44 h. Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Crónica capuchina

EL ADVIENTO

capuchinos1.opennemas.com  |  11 de Enero de 2016 (10:29 h.)
Más acciones:

La Iglesia, para comenzar el año litúrgico, celebra la llegada de Cristo con una gran fiesta a la que llamamos Navidad. Esta fiesta es tan importante para los cristianos que la Iglesia, antes de celebrarla, los prepara durante un período conocido como Adviento.

Este acontecimiento suele durar de 22 a 28 días, dado que lo integran, necesariamente, los cuatro domingos más próximos a la festividad de la Navidad .

Con particularidades litúrgicas propias, prácticamente todas las Iglesias cristianas históricas celebran este tiempo: la Iglesia católica, la Comunión Anglicana, la Iglesia católica apostólica ortodoxa, las Iglesias protestantes (luterana, presbiteriana, metodista, morava, etc.), la Iglesia ortodoxa copta, entre otras.

Durante el Adviento, se coloca en las iglesias y también en algunos hogares una corona de ramas de pino, llamada corona de Adviento, con cuatro velas, una por cada domingo de Adviento. Hay una pequeña tradición de Adviento: a cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

Los domingos de Adviento, la familia o la comunidad se reúne en torno a la corona de Adviento, se lee la Biblia y se hace alguna meditación.

La corona de Adviento se hace de ramas verdes, que simbolizan la vida eterna. El circulo representa el continuo amor de Dios, sin principio ni final, y también la inmortalidad del alma.

Cada una de las cuatro velas de colores de la corona de Adviento representa una semana antes de la Navidad. Tradicionalmente, tres de las velas eran púrpura, y una rosa. La última vela , que es blanca, se coloca en el centro de la corona y se enciende durante la víspera o el día de Navidad.

La primera se llama "Vela de la Esperanza", simboliza la fe en Dios manteniendo sus promesas a la humanidad, la segunda "Vela de Preparación", recordándoles a los Cristianos que deben "prepararse" para recibir a Dios, la "Vela de la Alegría", recuerda a los ángeles cantando alegremente sobre el nacimiento de Cristo y la cuarta vela, la "Vela del Amor", les recuerda a los Cristianos que Dios los ama lo suficiente como para enviar a su único Hijo a la Tierra. La "Vela de Cristo", la blanca del centro, representa a Jesucristo mismo.